Montessori como filosofía de vida

La educación Montessori como filosofía de vida

niños en naturaleza montessori crisalida

Ni que decir tiene que la educación Montessori puede entenderse como un simple método educativo, uno más en el conjunto de la gran variedad de metodologías que existen en la actualidad. Pero Montessori es mucho más que una metodología, es claramente una filosofía de vida.

“Amor por la sabiduría”, esa es la definición de filosofía (del latín philosophĭa). La filosofía consiste en el estudio de una variedad de problemas relacionados con cuestiones como la existencia, la verdad, el conocimiento, la moral, la belleza, la mente y también el lenguaje. Mediante el análisis conceptual, los experimentos mentales y la especulación u otros métodos a priori, la filosofía aborda esas cuestiones, sin dejar por ello de reconocer la importancia de los datos empíricos, incluidos los argumentos científicos.

Siendo como es la filosofía el estudio científico de la verdad, es pues evidente que la educación Montessori puede considerarse una filosofía. A este respecto, nos remitimos a las palabras de la propia Montessori

“Ya no se puede concebir la educación como mera transmisión de conocimientos, hay que buscar otros caminos para liberar las potencialidades del hombre… Esto es, estudiar los principios de la filosofía relativos a la naturaleza del alma humana. El estudio científico de la personalidad humana es el único camino posible hacia la salvación”.

Asimismo, a la pregunta de qué es el método Montessori, la Dra. Montessori responde:

“Si se aboliera no solamente el nombre, sino también el concepto común de ‘método’ para sustituirlo por otra designación: si hablásemos de una ayuda hasta que la personalidad humana pueda conquistar su independencia, de un medio para liberarla de la opresión de los prejuicios antiguos sobre la educación, entonces todo estaría claro. Es pues la personalidad humana lo que hay que considerar, y no un método de educación: es la defensa del niño, el reconocimiento científico de su naturaleza, la proclamación social de sus derechos lo que debe suplantar los modos fragmentarios de concebir la educación”. “Cuando escojamos la vida misma como objeto de nuestra atención y de nuestro estudio, podremos llegar a palpar el secreto de la humanidad y tendremos en las manos el poder de dirigirla y prestarle ayuda.